Vamos a ver el caso de Susana C., quien acudió al programa El Reto Corvalán para mejorar su figura en poco tiempo. Como prácticamente casi todos los retadores, siguió el mismo patrón: me conoció por internet, se dio cuenta de que este programa es efectivo, de que todos los casos son reales y de que mi marca transmite confianza. La cuestión, me vino a conocer al gimnasio y fijamos fecha para empezar.

Susana era la típica practicante de fitness que iba al gimnasio 1 vez al mes. De hecho, la actividad física más considerable que realizaba era la salsa. Evidentemente, al saber de los resultados con El Reto Corvalán, y que además éste es un programa de choque para adelgazar, perder peso y mejorar la condición física en sólo 5 semanas, ni lo dudó.

A través de las sesiones la motivación de Susana fue a más por lo rápidos cambios que estaba viendo en su figura. Fui testigo en primera persona de cómo esta ejemplar retadora luchó por el objetivo y de cómo perdió prácticamente 1 kilo por semana en todo el proceso. De hecho, no rompió el programa nutricional ¡¡ni siquiera en el cumpleaños de su hermana!!

Aquí está el cambio que experimentó Susana en números:

INICIO:

Perímetro de cintura: 70 cm.

Perímetro abdominal: 79 cm.

Perímetro de cadera: 103,5 cm.

Grasa frontal del abdomen (grosor del pliegue abdominal): 30,33 mm.

Grasa lateral del abdomen (grosor del pliegue suprailíaco): 22 mm.

VO2 Máx: 35,6 ml/kg/min (ésto refleja su condición física medida en un test en cinta y con pulsómetro).

Peso: 58,7 kgs.

FINAL:

Perímetro de cintura: 63,5 cm. (- 6,5 cm.).

Perímetro abdominal: 69 cm. (- 10 cm.). 🙂 🙂 🙂

Perímetro de cadera: 97,3 cm. (- 6,2 cm.).

Grasa frontal del abdomen (pliegue abdominal):  26,66 mm. (- 3,67 mm. de grosor).

Grasa lateral del abdomen (pliegue suprailíaco): 10 mm. (- 12 mm. de grosor). 🙂 🙂 🙂

VO2 Máx: 37,1 ml/kg/min (+ 1,5 ml/kg/min de oxígeno en ejercicio. Mejoró su condición física).

Peso: 53,9 kgs. (- 4,8 kgs.).

De las cosas que más me gustaría resaltar en su cambio es la diferencia en las sensaciones que la retadora sentía cuando entrenábamos a alta intensidad. Al principio tenía escalofríos y teníamos que alargar las pausas, pero con las sesiones sus sensaciones fueron mejorando a pasos agigantados. Al final, ni con los saltos a la cuerda, ni con las patadas y puños sentía la sensación agobiante de tener que descansar.

Un ejemplo más de todo lo que se mejora con enfoque, disciplina y mentalidad positiva. Así, nada puede detener ni a esta gladiadora… ¡Ni a nadie!

¡Felicidades!

#ERESLOQUEQUIERAS