Efectivamente, en este post hay mucho músculo. Y no lo pongo yo precisamente.

Son muchos los que ignoran las claves para el desarrollo muscular extremo. Tal es así, que en cantidad de ocasiones (sobre todo las mujeres) me dicen: “No me pongas mucho peso porque no me quiero poner grande”. Cuando esto pasa pienso “uff como si fuese fácil”…

Vamos a ver dos casos en los que ambos han entrenado con “mucho peso” para intentar lograr tamaño muscular. Por un lado yo jeje 😉

Publicación Emiliano Corvalán. "En este post hay mucho músculo".

En el momento de hacerme esta foto pesaba unos 63 kilos. Mi cuerpo es un cuerpo digamos… más bien “fitness” o tal vez atlético. Evidentemente peso muy poco, aunque para mi estatura tampoco está tan mal (1.70m… aunque mi amigo Matías me dice que no llego jeje). Para tener un cuerpo así, por supuesto que he entrenado con cargas intentando ganar músculo, a la vez que he mantenido mi alimentación “limpia”, o sea, sin grandes cantidades de hidratos de carbono ni de comida chatarra. Aquí estoy otra vez, pintando mi terraza a inicios de este verano 2014 🙂

Publicación Emiliano Corvalán. "En este post hay mucho músculo".

Ahora vamos a ver a mi “oponente” Jimmy Atienza, profesional IFBB y uno de los referentes más importantes del culturismo español. Aquí lo vemos posando para una foto:

Publicación Emiliano Corvalán. "En este post hay mucho músculo".

No sé el peso exacto de Jimmy al momento de tomarse esta foto, pero yo creo que estaría por los 110 kilos para una estatura de 1,76 m.. jeje menuda diferencia!!!

¿Crees que Jimmy entrenaría con pesos elevados para tener semejante cuerpo? ¡Por supuesto! ¡Al igual que yo! Cabe señalar que las diferencias de peso utilizado para entrenar son tan significativas como la diferencia entre ambos cuerpos. Mientras yo puedo realizar un peso muerto con 40 kilos, Jimmy lo hace con 260-270 kilos!!!!

Pero entonces, si yo he entrenado con pesos elevados y Jimmy también ¿por qué tal diferencia? Amigos míos, todo se reduce a un simple principio: continuidad con un estímulo. Ese estímulo en este caso es entrenamiento duro y dieta hipercalórica, sin parar y durante muchísimos años.

Con dieta hipercalórica me refiero a muchas calorías al día (claro que esto varía si el culturista en cuestión está en período de competición o no). Mientras yo nunca supero las 2.000 calorías diarias (incluso antes del verano que intento estar más delgado puedo ingerir unas 1.200 calorías) un culturista profesional puede llegar a consumir unas 8.000 calorías diarias o más.

También es importante la suplementación. Mientras que yo no tomo casi suplementación, más que un batido de proteínas y algo de vitaminas, un culturista profesional consume varios productos que ayudan al desarrollo muscular y aceleran el proceso de hipertrofia (tales como pre-entrenos, post entrenos, estimulantes hormonales, etc.).

Como conclusión, tenemos varios puntos que marcan la diferencia a favor de un culturista para lograr un desarrollo muscular extremo:

– Entrenamiento muy intenso, con elevado volumen de trabajo y con pesos elevados.

– Dieta hipercalórica (Ojo: cantidades adecuadas de hidratos de carbono, proteínas y grasas. Más comida no es igual a más músculo).

– Consumo de suplementación.

– Prolonganción de los puntos anteriores a través de muchos años, con frecuencias semanales (varios entrenamientos cada semana).

Ahora te podrás imaginar, que si consumes calorías como lo hace una persona “normal” es imposible que desarrolles semejante cantidad de músculo, por más que quieras. Esto se hace más imposible aún si los fines de semana te tomas un descanso porque es importante tener vida social. Jamás verás a un culturista profesional de marcha, haciendo vida nocturna. Ellos saben perfectamente sobre la importancia del descanso y de un sueño reparador para lograr las adaptaciones anabólicas deseadas (anabolismo=aumento de masa muscular) y evitar el catabolismo indeseado (catabolismo=pérdida de masa muscular).

Por supuesto, cada uno sigue los pasos adecuados para los objetivos deseados. En mi caso, no tengo ningún tipo de interés en tener un cuerpo tan voluminoso, de tal forma que no consumiré tales cantidades de calorías ni buscaré entrenar con pesos tan elevados. Éste es un punto importante: cada uno debe buscar su propio equilibrio y el punto en el que se encuentre a gusto con su figura. Jimmy, por supuesto, seguirá con los requerimientos de un culturista profesional… y desde aquí le deseo muchísimo éxito en su carrera, más aún del que ya tiene 🙂

Termino el post con una fotito en la que se aprecia bien la diferencia entre uno y otro, ya que me encontré con él en un campeonato de culturismo y pude hacerme una foto junto a este gran campeón 😉

Publicación Emiliano Corvalán. "En este post hay mucho músculo".