Una de las dudas más comunes -o de los errores más típicos en la aplicación de herramientas- es qué métodos deben ser utilizados con el objetivo de perder peso. En este sentido, puedo asegurar que no son pocas las personas que intentan adelgazar con Pilates.

En efecto, muchas veces ocurre que alguien me dice que quiere perder peso y ante mi pregunta sobre las actividades que esa persona realiza me contesta: hago Pilates.

El Pilates ¿adelgaza?

Creo que hay que ordenar algunas cosas para poder decir si algo es efectivo o no. En principio podemos definir al método Pilates como una actividad en la que predomina el esfuerzo muscular, principalmente orientado a la fortaleza del tronco. Una de las cosas que más me gusta del Pilates es que se realizan ejercicios en todos los planos del espacio 🙂 (digamos que movimientos varios en los que la musculatura de nuestro tronco, principalmente, se somete a tensiones en diferentes posiciones). Por lo tanto, por supuesto que hay trabajo muscular. Pero para poder estimular el metabolismo (básico para cualquier programa de adelgazamiento) la intensidad muscular debe ser elevada.

Por el contrario, una de las cosas que no me gusta del Pilates es el poco gasto calórico que representa una sesión “típica”… sobre todo en la versión Pilates suelo. Entonces, ya teniendo esta pequeña base, podríamos decir que practicar Pilates no es lo más efectivo para adelgazar debido a que la intensidad del ejercicio no es elevada, generalmente, repito.

Cómo adelgazar con Pilates.

Aunque en el párrafo anterior te comenté que no es la herramienta ideal para perder peso, por supuesto que esto no es inflexible y determinante. Hay clases de Pilates que son un verdadero incordio y el nivel de intensidad es elevado. Pero éste es un factor que depende 100% de la metodología y el objetivo que persiga el entrenador/monitor.

Recomiendo a aquellas personas que quieran adelgazar con Pilates que practiquen la modalidad máquinas ya que en esa modalidad el entrenador dispone de cargas externas (muelles) para ajustar las necesidades a cada persona dentro de una misma sesión. Así el monitor podrá hacer la sesión durísima para algunos y ligera para otros.

Combinación efectiva para adelgazar con Pilates.

Si realizas sesiones intensas de Pilates, podríamos decir que la parte de esfuerzo muscular intenso estaría cubierta; pero para optimizar aún más el programa lo puedes acompañar con sesiones de ejercicio cardiorrespiratorio como la bicicleta, cinta, elíptica o practicar deportes como la natación.

Con un par de sesiones semanales de 30-45 minutos con cambios de ritmo suave/intenso cada 2′-3′ (además de un par de Pilates máquinas) será suficiente para notar cambios en tu cuerpo… pero por supuesto… ¡no te olvides de la nutrición!… eso da para otro post.